Idiomas

  • Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura
  • La agricultura, prioridad para el desarrollo sostenible de las Américas

Tras el paso de María e Irma: IICA aporta tecnología a San Cristóbal y Nieves para contribuir con la recuperación del agro

Tras el paso de María e Irma: IICA aporta tecnología a San Cristóbal y Nieves para contribuir con la recuperación del agro

Invernaderos, hortalizas, alimento para ganado, aves de corral y pequeños rumiantes se vieron afectados por los fuertes vientos y las inundaciones provocadas por los huracanes del 2017.

San Cristóbal y Nieves, 23 de abril de 2018 (IICA).  Un nuevo sistema de acuaponía, que facilitará la producción local de alimentos en condiciones climáticas adversas, fue instalado en San Cristóbal y Nieves, país que desde hace meses enfrenta enormes desafíos, tras el paso de los huracanes de categoría 5 Irma y María.

Los huracanes devastaron el sector agropecuario. Invernaderos, cosechas arbóreas en pie, hortalizas, alimento para ganado, aves de corral, pequeños rumiantes y tuberías de irrigación se vieron afectados o se perdieron completamente debido a los fuertes vientos y las inundaciones sin precedentes generados por los huracanes.

Ante esta situación, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y el Instituto de Investigación y Desarrollo Agrícola del Caribe (CARDI), unieron esfuerzos y reunieron USD 37 000 para rehabilitar el sector mediante el impulso de la productividad, la mejora de la seguridad alimentaria y nutricional y la sensibilización sobre las consecuencias del cambio climático. 

Ambas entidades colaboraron junto con Garden Pool, una organización no gubernamental estadounidense, y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en la construcción de este sistema.

“La acuaponía es la combinación de la acuicultura (cultivo de peces) y la hidroponía (cultivo de plantas sin tierra) en un sistema integrado”, explicó Augustine Merchant, especialista nacional del IICA.

Merchant explicó que los residuos de pescado constituyen una fuente de alimento orgánico para las plantas y que estas filtran naturalmente el agua donde se hallan los peces. Los microbios nitrifican las bacterias y estas convierten el amoníaco de los residuos de pescado, primero en nitrito y luego en nitratos. El nitrato es una forma de nitrógeno que las plantas pueden absorber y utilizar para crecer.

“A medida que el cambio climático aumenta la variabilidad de los patrones meteorológicos, grandes sistemas de acuaponía pueden incrementar la seguridad alimentaria, cambiando la manera en que se producen los alimentos”.

Incluso, agregó Merchant, en zonas que enfrentan problemas climáticos, tales como recursos hídricos limitados, huracanes e inundaciones, la acuaponía puede facilitar la producción local de alimentos.

El sistema ya se ubica en la Estación Experimental del Gobierno, en el estado de Prospect, Nieves, y será utilizado por el IICA con fines de demostración y capacitación.

 

Más información:

Augustine Merchant, especialista nacional en San Cristóbal y Nieves  

augustine.merchant@iica.int

 

 

Ir Arriba