• Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura
  • La agricultura, prioridad para el desarrollo sostenible de las Américas

IICA expuso en España la situación de la juventud rural de las Américas

IICA expuso en España la situación de la juventud rural de las Américas

Para el Instituto, los jóvenes rurales pueden impulsar cambios positivos en los planos social, económico y ambiental en sus propios territorios.

8 de abril de 2019, Zaragoza, España (IICA) – El fomento de medidas específicas para los jóvenes rurales como apoyar la innovación, la digitalización, la asociatividad y el desarrollo productivo mediante la bioeconomía, entre otras, es parte de los esfuerzos que el IICA lleva a cabo para impulsar la dinamización de la agricultura en América Latina y el Caribe (ALC) y que expuso en un encuentro sobre relevo generacional en el agro, celebrado en España.

En la ciudad de Zaragoza, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) participó recientemente en una jornada para debatir estrategias a seguir, en procura de que el sector primario sea más atractivo para los jóvenes y mejore su rentabilidad.

En España, como en ALC, la despoblación rural es uno de los grandes desafíos de la agricultura, de hecho, la edad media de los productores supera los 53 años. Por esta razón, aumentan las voces desde los sectores público y privado a favor de iniciativas que incentiven a la juventud a tomar protagonismo y trabajar en las muchas explotaciones que están en peligro de desaparecer.

La participación del IICA en el Fórum Jóvenes Agricultores estuvo a cargo de Soraya Villarroya, Coordinadora de la Oficina Permanente para Europa (OPE) del Instituto. El encuentro fue organizado por Interempresas Media.

En la mesa inaugural habló la Subdirectora General de Dinamización del Medio Rural del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), Carolina Gutiérrez; y el Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de la Comunidad Autónoma de Aragón, Joaquín Olona.

 Los panelistas del Fórum coincidieron en que la juventud rural tiene similitudes en diversas partes del mundo como la baja inclusión financiera y la dificultad para acceder a la tierra.

Según Gutiérrez, se requieren políticas públicas que ofrezcan medidas favorables para las mujeres rurales y la dinamización del campo. A propósito, ese mismo día el MAPA dio a conocer en un acto público en Madrid la estrategia de digitalización del sector agroalimentario y del medio rural, cuyo objetivo es la reducción de la brecha digital, tanto urbana-rural como entre pequeñas y grandes empresas.

El IICA intervino en la mesa en la que se presentaron las políticas de apoyo a la juventud rural a nivel internacional. Villarroya mostró la situación de los jóvenes rurales de ALC y los esfuerzos del Instituto en diseñar acciones específicas orientadas a las mujeres y los jóvenes rurales y al fomento de la tecnología y la innovación.

“Los jóvenes son agentes de cambio en sus territorios, ya que buscan transformaciones positivas en términos sociales, económicos y ambientales y deben ser tenidos en cuenta a la hora de diseñar políticas”, señaló Villarroya.

En esta misma mesa expusieron Jennifer Clever, Agregada de Agricultura de la Embajada de Estados Unidos en España; y Emilio Gil, Catedrático del Departamento de Ingeniería Agroalimentaria y Biotecnología de la Universidad Politécnica de Cataluña, quien se refirió a los programas europeos de apoyo a la innovación en agricultura.

Como conclusión del debate se detectó que, a pesar de que hay diferencias como el nivel educativo y organizacional, la juventud rural tiene similitudes en diversas partes del mundo como la baja inclusión financiera y la dificultad para acceder a la tierra.

Juventud rural en ALC

En ALC viven 163 millones de jóvenes, de los cuales cerca de 30 millones habitan en el medio rural. Este grupo representa el 25% de la población rural total.

De esos 30 millones, casi 12 millones de jóvenes rurales están desempleados y 9.6 millones se dedican a actividades agrícolas.

Las brechas entre jóvenes rurales y urbanos son evidentes, las cuales se recrudecen en el caso de mujeres e indígenas. Ante esta situación, es necesario impulsar acciones que reviertan el panorama, por ejemplo posibilitar mejoras en las cadenas de valor mediante un mayor uso de tecnologías de la información (TIC) y un mejor acceso a la educación.

 

 

Más información

Soraya Villarroya, Coordinadora de la Oficina Permanente para Europa (OPE) del IICA

soraya.villarroya@iica.int

Ir Arriba