Idiomas

  • Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura
  • Resultados, nuestro compromiso

El IICA analiza la cooperación técnica que debe brindar a futuro

El IICA analiza la cooperación técnica que debe brindar a futuro

La Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, y los planes nacionales de desarrollo de sus países miembros, serán la guía para potenciar la agricultura de las Américas y cumplir con el desafío de alimentar al mundo. 

San José, 28 de julio, 2017 (IICA). La cooperación técnica que el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) debe brindar en los años venideros, siempre bajo la consigna de impulsar el desarrollo agrícola y el bienestar rural en el hemisferio, fue analizada durante la 37a reunión ordinaria del Comité Ejecutivo de este organismo.

El director de la cooperación técnica del IICA, Salvador Fernández, explicó que la labor que funge el Instituto, a futuro debe contar con una visión integral y en la cual, la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible y los planes nacionales de desarrollo de sus países miembros provean la base para identificar dónde centrar los esfuerzos para el progreso del agro.

El director de la cooperación técnica del IICA, Salvador Fernández.

Fernández indicó que, si se logra ejercer una cooperación técnica que contribuya con la generación de políticas apropiadas para robustecer al sector agrícola, marcos institucionales y servicios de calidad, inversiones público-privadas; tecnologías, buenas prácticas basadas en ciencia, que se valore el conocimiento local en el campo y se concrete la vinculación de los productores a los mercados, se alcanzarán las metas de una agricultura sostenible.

“Estamos apostando a que, si tenemos todo esto, podremos lograr una agricultura que satisface necesidades y aporta al bienestar humano, que es resiliente, usa con eficiencia y preserva los recursos naturales, es responsable con el ambiente, es productiva y contribuye al desarrollo rural y al crecimiento económico, y es incluyente. Sería muy útil analizar este enfoque para ver cómo se podrían hacer ajustes y obtener el mejor impacto de la cooperación técnica”, argumentó el especialista mexicano.

El director de la cooperación técnica del IICA agregó que, para concretar esta visión, serán clave las alianzas estratégicas, la coordinación entre socios y aprovechar la experiencias y fortalezas acumuladas por el Instituto a lo largo de los 75 años de trabajo tesonero en pro de la agricultura.

Un panorama desafiante

Durante el evento, Fernández, presentó el escenario actual en que se desenvuelve el agro de las Américas y los retos que debe afrontar: una población creciente que demandará más alimentos sanos e inocuos en gran medida por el incremento de la migración del campo a la ciudad; igual o menores extensiones de tierra para cultivar, escasez de agua y el cambio climático, son solo parte de las variables con las que debe lidiar la agricultura del hemisferio, aunado a la exigencia de incrementar la productividad en tales condiciones.

Datos indican que la población actual de América es ya superior a los 1 000 millones de habitantes, cifra que para el 2050 superará los 1 200 millones. Además, el urbanismo del Continente es ya de un 80 % comparado con el grado de urbanización a nivel mundial de solamente 54 %.

“La urbanización avanza más rápidamente en las Américas y con ésta vienen ingresos crecientes asociados a cambios en las preferencias alimenticias de la gente. Al haber un mayor ingreso se consume menos frijol y más carne, productos más elaborados, más exigencias en inocuidad, lo que genera una presión sobre el sistema alimentario. Sin duda, son factores que el Instituto debe considerar el futuro en cómo incluir esto en un nuevo plan de cooperación”, valoró Fernández.

El director de la cooperación técnica del IICA, mencionó que, para enfrentar el desafío de alimentar al mundo, el agro posee 1,6 billones de hectáreas de cultivo, de la superficie total de la tierra, y un 2,5% de agua dulce. Fue enfático, además, en que uno de los temas de mayor preponderancia en los que se debe centrar es el cambio climático, donde el Instituto ha realizado esfuerzos.

“En la agricultura no hay duda de sus secuelas, disminuciones en los rendimientos de la producción, menores ingresos para los productores y un impacto en aumento de precios. Genera problemas de falta de acceso al agua o en otros casos de inundación. Hay nuevas plagas y enfermedades. El cambio climático debe estar en el centro de la discusión porque la gente más vulnerable a éste es la más pobre, son los que más sufren las consecuencias. El Instituto lo está abordando, y sin duda es algo que continuará en el futuro”, concluyó Fernández.

Más información: salvador.fernandez@iica.int

Ir Arriba